El atún rojo ¿un bien común?

Los pescadores profesionales de la zona sur de la isla de Tenerife unen fuerzas y piden ayuda con una recogida de firmas para que aumente el porcentaje asignado a Canarias de la cuota nacional

La polémica del atún rojo, lejos de desaparecer sigue creciendo, y es que, al parecer, este delicioso túnido, conocido en las islas afortunadas como patudo es el plato de moda no solo en España sino a nivel mundial. Debe ser la influencia asiática del sushi lo que ha convertido la carne del patudo, cruda o cocinada, en una de las más deseadas por los paladares de los más sibaritas y de las más consumidas alrededor del globo.

Pero como con todo, cuando hay tanta demanda comienzan los problemas y, lejos de hablar de la extinción de la especie , que ya se da por hecho  debido al negocio millonario que supone la carne roja por su elevado precio y a la abusivas técnicas de pesca de impacto que se emplean, nos centramos en el mal reparto de captura que existe en el territorio nacional y por el cual, los pescadores profesionales canarios llevan años luchando.

España dispone en 2016  de 3.534 toneladas de atún rojo en el Atlántico oriental y en el Mediterráneo, lo que supone 577 toneladas más que en 2015, que se reparten entre 315 buques;  Hasta aquí bien, y en el reparto tocan todos los palos, incluida la pesca deportiva, se supone que hay para todos pero la realidad es que los profesionales canarios de la pesca cuent

 

an con unas restricciones especiales que no consideran justas (solo les corresponde el 1,2% de la captura accidental, no dirigida) y nuevamente unen fuerzas con una recogida de firmas iniciada en el sur de Tenerife, concretamente en el núcleo costero de Los cristianos, donde confluyen una gran cantidad de barcos dedicados a la pesca artesanal.

En el escrito afirman que “la pesca de artes menores de bajo impacto ha sido maltratada por los sucesivos gobiernos estatales que la han dejado fuera de la cuota de reparto de capturas del atún rojo y del resto de especies sometidas a cuota en nuestro país” por ello, en el documento de recogida de firmas exigen el estricto cumplimiento  del Reglamento 1380/2013 del 11 de diciembre sobre la Política Pesquera Común que reconoce el derecho de acceso a una asignación justa de la cuota que cumpla de manera transparente con los criterios de sostenibilidad social, medioambiental y económicos de captura.

Además, los pescadores canarios en el escrito defienden la pesca tradicional, sostenible y respetuosa de las piezas rechazando por completo las abusivas técnicas de alto impacto como puede ser la pesca de cercado.

Con este documento que ya ha dado la vuelta no solo al municipio Aronero donde se creó, sino a toda la isla de Tenerife se espera conseguir el máximo posible de firmas para exigir a la Secretaría General del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente que el sector de la pesca de bajo impacto tenga representación en los procesos de negociación.

 

¿Tú qué opinas? ¿Es el atún rojo un bien común? Deja tu comentario